Centro Clínico Oncológico | Código Europeo contra el Cáncer
490
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-490,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Código Europeo contra el Cáncer

Introducción

En 1985 el Consejo Europeo de los Estados miembros de la Comunidad Europea se planteó afrontar el problema del cáncer, y para ello 5 decidió poner en marcha el primer Programa “Europa contra el Cáncer”, que entró en funcionamiento en 1987.

Entre las iniciativas que surgieron a partir de este Programa destaca el encargo a un comité de expertos de la redacción de un código que sirviera como guía a todos los ciudadanos de la UE.

Nació así en 1987 la primera versión del Código Europeo Contra el Cáncer (CECC), documento que fue formalmente aprobado en 1988.

El código se resumía en diez recomendaciones, que eran las más útiles para prevenir y controlar la enfermedad. Posteriormente en 1994 y en 2003 se efectuaron sendas actualizaciones del código que incluían ya 11 recomendaciones y han estado vigentes hasta el año pasado. De hecho la tercera edición es la más extendida entre la población y en internet.

En Octubre de 2014, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), delegación especializada en esta enfermedad de la OMS, ha lanzado la cuarta edición del Código Europeo contra el Cáncer. Basado en la evidencia científica disponible, el trabajo de numerosos expertos ha culminado en este nuevo código. Se trata de 12 maneras de adoptar estilos de vida más saludables y aumentar la prevención del cáncer en Europa.
El resumen del documento es la necesidad de evitar el consumo de tabaco, el alcohol y la exposición excesiva al sol, así como los beneficios de mantener un peso corporal saludable y realizar actividad física. También recomienda la participación en programas de detección precoz para el cáncer de colon-recto, mama y cuello de útero.
Esta edición incluye otras recomendaciones importantes para reducir el riesgo, como la vacunación contra el virus del papiloma humano, la lactancia materna y la limitación en el uso de la terapia hormonal sustitutiva. Igualmente recomienda averiguar la exposición potencial a la radiación procedente del radón en el hogar y la adopción de medidas para reducir sus niveles.
Esta cuarta edición está disponible de momento solo en inglés pero hemos hecho un esfuerzo en traducirla para facilitar la compresión a nuestros usuarios.

CÓDIGO EUROPEO CONTRA EL CÁNCER (Versión original)

CÓDIGO EUROPEO CONTRA EL CÁNCER: “DOCE MANERAS DE REDUCIR EL RIESGO DE CÁNCER”

  1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.
    El tabaco es la principal causa de cáncer. Contiene un número importante de compuestos cancerígenos: benzeno, nitrosaminas, etc. El riesgo aumenta entre 20-25 veces más en fumadores con respecto a no fumadores. Este riesgo aumenta con el número de años que se lleve fumando y con el número de cigarrillos que se fuman al día. En Europa, se ha estimado que el 82% de los cánceres de pulmón se deben al tabaco.
  2. Haga que su hogar esté libre de humo. Apoye las políticas libres de humo en su lugar de trabajo.
    Ser fumador pasivo, es decir, inhalar el humo de tabaco en el entorno (trabajo, casa,bares, etc.), es otra forma de ingerir los compuestos cancerígenos del tabaco.
  1. Mantenga un peso corporal saludable.
    La obesidad es un factor de riesgo reconocido para desarrollar cáncer de colon y recto, riñón, esófago, páncreas, cáncer de mama (en las mujeres premenopáusicas), de endometrio y de ovario.
  1. Realice alguna actividad física de manera cotidiana. Limite el tiempo que pasa sentado.
  1. Mantenga una dieta saludable:
    – Consuma muchos cereales integrales, legumbres, verduras y frutas.
    – Limite los alimentos muy calóricos (ricos en azúcares o grasa) y las bebidas azucaradas.
    – Evite la carne procesada, limite la carne roja y los alimentos con alto contenido de sal.
    Aproximadamente el 30% de todas las muertes causadas por cáncer están relacionadas con la dieta. Una dieta saludable no solo previene cáncer, sino también otras enfermedades crónicas. Una dieta basada en alimentos de origen vegetal (verduras, fibra, legumbres, cereales… fuente de fibra) y pobre en alimentos de origen animal (carnes procesadas) y alimentos salados, como puede ser la dieta mediterránea, es la mejor manera de prevenir cáncer, fundamentalmente cánceres del sistema digestivo.
  1. Si bebe alcohol de cualquier tipo, limite su consumo. No consumirlo es mejor para la prevención del cáncer.
    Beber alcohol aumenta el riesgo de desarrollar cánceres, fundamentalmente del tracto respiratorio y digestivo y, a la vez, presenta un efecto perjudicial para otras enfermedades. Así mismo, favorece el efecto carcinógeno de otros factores de riesgo como, por ejemplo, el tabaco y factores dietéticos.
  1. Evite la exposición excesiva al sol, especialmente en niños. Use protección solar.
    No tome rayos UVA.
    La exposición al sol es reconocida como la principal causa ambiental de los cánceres de piel. Por tanto, es necesario tanto reducir la exposición acumulada a lo largo de la vida como, particularmente, evitar las exposiciones extremas al sol.
  1. En el lugar de trabajo, protéjase frente a sustancias potencialmente cancerígenas siguiendo las instrucciones de seguridad y salud laboral.
    La prevención de la exposición a carcinógenos ambientales y ocupacionales ha permitido la identificación de un número sustancial de carcinógenos naturales y artificiales así como una reducción importante en el desarrollo de ciertos cánceres. Los cánceres que se han asociado con más frecuencia a exposiciones ocupacionales son los de pulmón, vejiga urinaria, mesotelioma, laringe, leucemia, angiosarcoma hepático, cavidad nasal y piel.
  1. Averigüe si está expuesto niveles naturalmente altos de radiación procedente del radón en su hogar. Tome medidas para reducirlo si así fuera.
    Hay que tener en cuenta que la principal fuente de radiación de la población humana proviene de fuentes naturales (terrestre y cómica), mientras que las fuentes artificiales, que son las que causan mayor preocupación pública, solamente son responsables de una exposición muy pequeña.
  1. Para las mujeres:
    – La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer en la madre. Si puede, amamante a su hijo.
    – La terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer. Limite su uso.
    La lactancia ha demostrado ser un factor protector, pero para ello debe durar al menos
    6 meses y su eficacia es máxima cuando su duración es superior a 1 año.
    Durante mucho tiempo ha existido una gran controversia respecto a la influencia de la
    THS y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. No obstante nuevos análisis de la evidencia científica han puesto de manifiesto que si existe un aumento en el riesgo de contraer cáncer de mama en las mujeres postmenopáusica, especialmente después de los 60 años y si la terapia se ha tomado durante más de 5 años.
  1. Asegúrese de que sus hijos participen en los programas de vacunación para la
    Hepatitis B y Virus del papiloma humano (niñas)
  1. Participe en los programas de cribado de cáncer de:
    – Colon y recto (hombres y mujeres)
    – Mama (mujeres)
    – Cuello de útero (mujeres).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SHARE
OR
SUBSCRIBE
Vel eros amet amet mauris a habitasse scel erisque? Vel urna dis et, placerat phasellus, diam in! Placerat nec facilisis, tortor tristique. Arcu placerat sagittis, velit lorem scelerisque egestas placerat phasellus.
AVISO LEGAL
1. NOTA INFORMATIVA: En esta sección exponemos información clínica básica y preventiva sobre losdistintos tipos de cáncer más frecuentes en nuestro entorno. La información ha sido elaborada por unequipo de profesionales dirigido por el oncólogo médico Dr. Bayo. La información que contienen losdistintos apartados es de carácter general y meramente informativa. Esta información es pues, soloorientativa y en ningún caso sustituye a la consulta de su médico cuando ésta sea necesaria. Los factoresde riesgo que explicamos son los más reconocidos en base a la evidencia científica, aunque podría haberotros factores menos conocidos no incluidos en los textos. Los síntomas de alarma recogidos son los másfrecuentes relacionados con la aparición de cáncer, pero podría existir algún otro síntoma que le preocupey que no esté recogido en la información, en cuyo caso debe también acudir a su médico. Por el contrario,también podría ocurrir que un síntoma de alarma cuando se estudie y valore por su médico sea de origenbenigno y no corresponda a ninguna enfermedad tumoral, por lo que inicialmente no debe inquietarsehasta que se realice la valoración oportuna. Los datos sobre supervivencia se basan en estadísticas demuchos pacientes y no tienen un valor definitivo para un paciente individual. La información sobre medidaspreventivas es solo general, ya que estas medidas deben adaptarse a los programas preventivossanitarios establecidos en cada comunidad, y también a los criterios de los profesionales sanitarios(atención primaria o especializada) que atiendan a la persona, ya que en último término son losresponsables de la actitud preventiva o diagnóstica que precise cada caso. 2. AVISO LEGAL: Centro Clínico Oncológico es el propietario del contenido de esta sección y del resto de lapágina web en la que se encuentra. El uso del Portal por un usuario no supone la cesión de derechoalguno de propiedad intelectual y/o industrial sobre los contenidos. A tal efecto, mediante el presente Avisolegal, salvo en aquellos supuestos en los que esté legalmente permitido o medie previa autorización delpropietario, queda expresamente prohibido al usuario la reproducción, transformación, distribución,comunicación pública, puesta a disposición, extracción y/o reutilización de la web o de sus Contenidos.Por otra parte, los contenidos informativos que se exponen son orientativos, y no pueden servir como baseo prueba legal en ningún juicio